Monthdiciembre 2015

Y de pronto me asalta un sentimiento enorme diciéndome que me extrañas…

¡Me estoy volviendo loca!

—Carolina Shephard

¿Para qué Te Amo?

¿Para qué?-01

¿Para qué despertarme en las mañanas si tú no estás para recibirme con una sonrisa? ¿Ni con un beso en la frente? ¿Y si tu pecho ya no es mi almohada?

¿Para qué pintar mis uñas y perfumar mis manos si tú ya no las besarás? ¿Si ya no sentirán el roce de tus manos varoniles?

¿Para qué pintarme los ojos, si ya jamás te perderás en ellos, intentando descubrir la clave para llegar mi alma?

¿Para qué perfumarme si ya no te acercarás para percibir mi olor?

¿Para qué arreglarme el pelo, si tú ya no jugarás con él?

¿Para qué pintar mis labios, si no volverán a estar entre los tuyos?

¿Para qué reír, si mi risa ya no puede enamorarte?

¿Para qué extrañarte si ya jamás te volveré a tener?

¿Para qué te amo si tú ahora le perteneces a otra mujer?

Un Día de Shopping con mi Padre. Capítulo 3. 180 Grados.

adolescente

Estos días han sido tan extraños, todavía una parte de mi siente que está de vacaciones y que en cualquier momento regresaré a casa con ella; necesito despertarme de este sueño, que cada día se hace más real. Y aquella pregunta rebota en mis pensamientos como una bola de ping pong, anda rodando de aquí para allá, la analizo una y otra vez, pero no encuentro una respuesta aceptable, ni siquiera lógica.

Duermo en las mañana, y las tardes son muy aburridas; extraño a José, mi buen amigo José, el único que me entiende, tal vez él podría ayudarme a encontrarle una respuesta coherente a esa pregunta que no para de taladrarme el alma, o al menos me acompañaría a darle vueltas al asunto. Me fui sin despedirme, no me dejaron despedirme de nada, ni siquiera de mi misma, ni siquiera de aquella adolescente aplicada, cuya mayor preocupación era pasar sus exámenes de fin de semestre. No me pude despedir de mí, y me encuentro aquí, intentando familiarizarme con la adolescente nueva, la que tiene papá, pero no tiene mamá; la que vive en una mansión pero no tiene amigos con quienes platicar, la que llora por las noches y se seca las lágrimas cada mañana, para que su nuevo padre no se preocupe demasiado. Esa soy yo, o al menos lo intento, pero en realidad lo que soy es una combinación de ambas es ahí donde radica mi dilema, me encuentro tratando de formar una identidad homogénea y desisto en el intento, desconcentrada por esa pregunta que sigue haciendo eco en mi interior.

Continue reading

© 2017 Wordpicxy

Theme by Anders NorenUp ↑