Llorar es mi forma de decirte: “no sé que voy a hacer sin ti”.