AutorCarolina Shephard

El Chico de Camino a mi trabajo

El chico de camino a mi trabajo es alto, flaco y de ojos claros. Y cuando se atraviesa por mi paso su química se entrelaza con la mía.

El chico de camino a mi trabajo es… alguien en quien no me hubiese fijado, de no ser por esos ojos tiernos que parecen adherirse a mi piel o por esa química que subyace del aire que nos rodea cuando coincidimos.

Al chico de camino a mi trabajo no le soy indiferente, lo sé; porque nuestros ojos se han encontrado jugando a las escondidas más de una vez. Porque sus movimientos son iguales que los míos; intentando ser discretos, pero siempre los descubren infraganti.

Seguir leyendo

Mujer, tú eres la culpable.

Tú mujer, eres la culpable de que los hombres no sirvan. Tú  que rechazaste infinidad de  chicos tiernos, detallistas y cariñosos, y elegiste a ese chico rudo que maltrataba tu corazón. A ese que es demasiado macho como para mostrar sus sentimientos en público. Tú  que criticas al enamorado de tu mejor amiga, argumentando que es demasiado “palomo” y te burlas de ella en su cara influenciándola para que elija al de mente más “ágil”.

Tú que crías te a tus hijos varones con más privilegios que a sus hermanas por el simple hecho de haber nacido con testículos.

Tú  que pronuncias frases como: los hombres no friegan, no lloran, no sienten.

Seguir leyendo

Mi madre me cambió por otra. Cap. 20. 180 Grados.

pareja tirada en el suelo

–Estoy tan acostumbrado a alcanzar todo que no se me ocurrió que tú no podrías.

–Si me hubieses dado un par de minutos lo habría hecho, aunque fuese con una silla. Lo hago todo el tiempo en mi casa –sonríe tímidamente y coloca los platos en el desayunador. Tengo que aceptar que esta escena me encanta y podría acostumbrarme mucho a ella, además la comida está deliciosa.

Seguir leyendo

You´re not a machine, you´re a person and you have to pay attention to what´s going on with your feelings; don´t try to ignore them and act like anything it´s happening inside. Be your Best Friend Forever please, please, please beauty.

Llorar.

Que sí, que tengo derecho a sentirme mal en ocasiones. Que esta vida es difícil y hay muchas desilusiones, que de vez en cuando hay que dejar de hacerse el fuerte y llorar, aunque nos señale la gente en la calle, aunque nos miren con compasión, aunque nos veamos feos.

Seguir leyendo

Maybe a hug from you could save the world, my world.

A juzgar por mis deseos es probable que por los siglos de los castillos, fortalezas, guerras y espadas; de príncipes, bestias y otras fieras, yo haya sido una princesa amada. Quizás por algún príncipe, guerrero, cocinero, sirviente, guardaespaldas o forastero, pero de algún. O quizás siempre fui la misma soñadora que ahora soy.

Si existes… te encontraré.

Un no positivo.

Te dije que no mientras mi corazón gritaba emocionado: “Claro que quiero”. Me esforcé en apagar la llama que ardía dentro de mi pecho cada vez que tu aroma saludaba tiernamente mi olfato. Te dije que no, mientras trataba de devolverle el tono original a mis mejillas, ese que tenían antes de que aparecieras frente a mí. Salí ilesa de entre tus brazos, logré apartarme de ese lugar que quería convertir en mi hogar; no tienes idea de cómo sueño con que lo sea.

Seguir leyendo

You are my therapy.

© 2018 Wordpicxy

Tema por Anders NorénSubir ↑