CategoryNovela

Esta es una novela que se publicada por entregas, en capítulos. Narra la historia de una joven a quien le cambia la vida por completo, y de pronto se tiene que enfrentar a muchos retos.

La razón de su abandono. Cap 18. 180 Grados.

Finalmente descubro la razón real por la que mi madre se fue sin dar explicaciones. Quisiera reclamarle, expresar mi enojo, pero no lo puedo hacer. Lo que vi me ha dejado completamente muda.

–¡Gabriela! ¿Qué haces aquí? – ¿en serio esas son las mejores palabras que puede articular después de años sin verme ni llamarme?

–Vine a buscarte, vine a encontrar la respuesta a esa pregunta que me taladraba el alma, vine a entender, a entenderte… pero ahora entiendo menos que antes.

–Gabriela, escúchame. No quería que te enteraras de esta forma, créeme. Estaba buscando el momento adecuado para decírtelo.

–Eres repugnante, me da asco haber nacido de ti.

–Mide tus palabras… yo sigo siendo tu madre.

Continue reading

Un viaje a la vida adulta. Cap 17. 180 Grados.

Finalmente puedo conversar con mi mejor amiga en la comodidad de nuestra pieza. Tumbadas boca arriba y con los pies pegados de la pared, hablamos sobre sus primos extrovertidos y su familia en general, sobre Omar y sobre muchas otras cosas.

En la vida de Natalia no hay tanto drama como en la mía, su relación con Víctor va viento en popa, y a pesar de que la distancia los separa se mantienen comunicados por Skype, experimentando permanentemente una especie de enamoramiento prolongado.

De pronto las risas se acaban, las luces se apagan, y nos quedamos a solas yo y el mundo de emociones que me abarca. Decido elevar una oración al cielo, como pocas veces en la vida he hecho. No profeso fe alguna, pero sé que existe un ser superior a nosotros, quien es nuestro creador y sostiene nuestra vida. Me atrevo a pedir que me ayude a perdonar de corazón, a olvidar la ofensa.

Continue reading

La venganza ya no es dulce. Capítulo 16. 180 Grados.

Me encuentro rodeada de un grupo de chicas de diferentes edades, soy el centro de atención y de preguntas. Me cuestionan sobre cuáles son mis planes en lo adelante para con Omar, que cuál es la nueva estrategia, que cómo me voy a vengar de lo último que me hizo. Comentan que detestan a su nueva novia, expresan todo su despecho y desconsuelo, y yo me siento abrumada ante tantas intervenciones. No sé cómo o con qué cara decirles que ya no quiero hacer más nada que olvidarlo, no las quiero decepcionar, mi ego quiere mantener su simpatía, pero de todos modos les tengo que decir porque realmente me quiero olvidar del tema.

Reúno todo el valor que utilicé para vengarme de Omar, y me pongo de pie en medio de todas tomando la palabra. A penas puedo creer que me respeten tanto como para guardar silencio en cuestión de segundos.

Continue reading

La venganza es dulce. Capítulo 15. 180 Grados.

la venganza es dulce

Mi corazón se dispara y miro rápidamente por debajo de mis sábanas ¡por suerte llevo ropa! Dejo salir un suspiro de alivio, me percato de que el caminito de ropa se dirige al baño y todo cobra sentido, ¡estoy salvada!

Por fin sale del baño, antes de saludarlo prefiero indagar sobre lo ocurrido anoche.

– Omar… ¿qué pasó anoche?

– ¿A qué te refieres?

– Quiero saber si estuvimos juntos, físicamente juntos digo.

– A decir verdad, recuerdo muy poco –la paz se vuelve a alejar de mí, y no logro decir nada más en todo el día.

Nos hemos ido del hotel del lujo, regresando a la carretera que va mejor con nosotros, con esa aura de renegados que nos acaricia la piel.

Corremos y corremos, casi igual que al principio, pero de todos modos siento que ya no soy la misma chica que se montó a esta moto un poco dudosa de su decisión pero con hambre de aventuras. No soy la misma que dejó a su mejor amiga con las palabras en la boca porque le daba pereza escucharla decir lo que ella ya intuía. La que se fue sin pedirle permiso a su padre, ni la que se rehusó a comerse a aquel inocente conejito.

Continue reading

Irme de pinta con el amor de mi vida. Capítulo 14. 180 Grados.

cap-14-3-02

Corremos tan fuerte que todo lo que se escucha es el motor enfurecido, instado por la adicción a la velocidad de Omar. Subimos y bajamos, acompasados con la melodía de la libertad y con la promesa de la independencia. Las luces del cielo son acongojantemente hermosas, y convierten la carreta en un admirable paisaje. Abrazo a Omar, intentando sobrellevar la emoción que recorre todo mi cuerpo.

A lo lejos visualizamos el lugar perfecto para pasar nuestra primera noche juntos, y nos detenemos allí. Encadenamos la moto al árbol de la entrada, nos descalzamos, y caminamos como si aquello fuese un lugar sagrado. Piedra maciza, rugosa, fría, contra piel blanda, lisa y tibia; mi red de nervios se activa, y una sonrisa atrevida se asoma a mi rostro.

Continue reading

Historia de un Paseo Escolar Inolvidable. 180 Grados. Capítulo 13.

7-editable-01

–Sí Omar, estoy segura de mi respuesta. Las cosas se toman, las personas se conquistan.

Suspira, un poco irritado.

–Pues entonces lo haré, te conquistaré.

Y yo sospecho que su móvil es más el orgullo que el genuino interés en mí. Pero de todos modos me sigue pareciendo genial que quiera hacerlo, que me quiera ganar, que quiera que yo sea su novia.

Continue reading

El Día en que me pidió que fue su novia. Capítulo 12. 180 Grados.

4. Foto Portada

–Lucía y Leticia, se quedan después de clases a ayudar a Gabriela a ponerse al día.

–¡Pero profesor! –responden al unísono.

–Es una orden –una orden muy incómoda por cierto.

 

Son las 3 de la tarde, y nosotras seguimos en el salón de clases leyendo, copiando, explicando y repasando todo tipo de temas. Hemos pasado de la incomodidad al trabajo en equipo; en medio de un ejercicio matemático, entran dos chicos a interrumpirnos, yo no los conozco pero aparentemente mis dos compañeras sí.

–Tú debes ser Gabriela – ¿acaso me hablan a mí? –Sí, soy yo. ¿Nos conocemos?

–Hasta ahora no. Omar nos envió por ti. – ¿Qué?

–¿Para qué?

–Ven con nosotros y lo descubrirás.

Continue reading

El campesino que me salvó la vida. Capítulo 11. 180 Grados.

1. Portada3-01

Y el sonido desesperante cesa, siguiéndole un silencio perturbador. Mis ojos no se apartan de esa puerta, mi vida depende de lo que esté detrás de ella. Por fin se asoma una silueta, y la luz la ilumina permitiéndome ver a una mujer anciana, tan anciana que no posee un pelo de color en su cabeza, ni la autoridad para hacerme sentir en peligro.

Se dirige hacia mí temblorosa, con una bandeja de madera maciza y una taza cuarteada, que en cada paso vierte un poco de su líquido.

–Tómate esto –creo que mis ojos revelan mi desconfianza, aunque intento desesperadamente disimularla.

–¿Qué es?

Continue reading

El día en que me secuestraron. 180 Grados. Capítulo 10.

28. Img4-01

Corro lo más rápido que puedo, ignorando el dolor de mi tobillo. Soportando un poco de dolor físico con tal de evadir el dolor emocional que podrían ocasionarme sus palabras. Hasta que llego al final de un callejón, la puerta está cerrada. Omar no se da por vencido, me ha seguido hasta el final, con su voz entrecortada y sus palabras fabricadas.

—Gabriela por favor…

—¿Tienes una idea de cómo me duele? Y pensar que tú lo hiciste por pura diversión.

—No es tan así.

—¿Y cómo es?

—Es cierto que quería llamar la atención, pero no te quería lastimar.

—¿Y para que querías llamar la atención en primer lugar? ¿Cuál era la necesidad de hacerme quedar en ridículo?

Continue reading

La historia de un tobillo roto. 180 Grados. Capítulo 9.

25. Capítulo 9 Portada4-01

El vuelo de mi vestido danza al compás de la canción, a veces me gusta mirarlo, para evadir aquella sonrisa que promete regalarme el mundo, que intenta seducirme desesperadamente sin sospechar que solo está perdiendo su tiempo. Nos acercamos, y nos alejamos, conforme nos sugiere la melodía. Y me siento como toda una pesada, por no saber corresponder con la misma sonrisa, ni con la misma mirada, ni con el mismo interés.

A mi lado se encuentra Natalia, luciendo despampanante su vestido azul turquesa, bailando del brazo de un joven rubio y alto; mirándome de reojo y leyendo cada uno de mis pensamientos como si yo los llevase escritos en la frente. La canción acaba, empieza la siguiente, seguimos bailando; ni siquiera sé de qué me quejo si mi pareja es hermosa, simpática y tiene buen ritmo. Supongo que la chica pelirroja que coquetea con Omar mientras giran y giran al compás de mis celos no me deja concentrarme. Nos encontramos en la fiesta de quince años de una compañera del colegio, Jesika. Y desde el día en que me enteré que él también vendría, no he dejado de soñar con bailar con él; pero se le adelantaron a mis sueños.

Continue reading

© 2017 Wordpicxy

Theme by Anders NorenUp ↑