CategoríaHistorias

Llorar.

Que sí, que tengo derecho a sentirme mal en ocasiones. Que esta vida es difícil y hay muchas desilusiones, que de vez en cuando hay que dejar de hacerse el fuerte y llorar, aunque nos señale la gente en la calle, aunque nos miren con compasión, aunque nos veamos feos.

Seguir leyendo

A juzgar por mis deseos es probable que por los siglos de los castillos, fortalezas, guerras y espadas; de príncipes, bestias y otras fieras, yo haya sido una princesa amada. Quizás por algún príncipe, guerrero, cocinero, sirviente, guardaespaldas o forastero, pero de algún. O quizás siempre fui la misma soñadora que ahora soy.

Un no positivo.

Te dije que no mientras mi corazón gritaba emocionado: “Claro que quiero”. Me esforcé en apagar la llama que ardía dentro de mi pecho cada vez que tu aroma saludaba tiernamente mi olfato. Te dije que no, mientras trataba de devolverle el tono original a mis mejillas, ese que tenían antes de que aparecieras frente a mí. Salí ilesa de entre tus brazos, logré apartarme de ese lugar que quería convertir en mi hogar; no tienes idea de cómo sueño con que lo sea.

Seguir leyendo

Ponle limón a tu herida

Si te hieren, ponle limón a tu herida. Te va a dolor por unos pequeños segundos pero evitará que se aniden gusanos.

Si te hieren vuelve a exponerte al peligro, vuelve a amar, vuelve a confiar en la gente (pero no con los ojos cerrados sino con ellos bien abiertos para que los ames con todo lo que son: luces y sombras).

Seguir leyendo

Amor sin salida

Corro en medio de las plantaciones intentando escapar de él y su revólver. Lo sostiene con sendas manos recreando la escena de siempre, la que termina cuando cedo, lo perdono y regreso. Se me acerca lentamente; su voz me acaricia con ese apodo que antes me hacía suspirar. Mi corazón se acelera porque ya he estado aquí antes y es aterradora la incertidumbre de no saber si esta vez se atreverá; el problema con los perros que ladran y no muerden es que siguen teniendo dientes.

Seguir leyendo

No entendía exactamente lo que le pasaba, pero lo solucionó sin decir una palabra.

No esperaba que notara que le pasaba algo, pero se sorprendió al recibir la respuesta que necesitaba. La misma que había buscado durante siglos, porque no tenía idea de dónde encontrarla.

El hombre equivocado

Me encontraba en medio de los dos: de Josh y de Felipe. Josh era tan romántico y Felipe tan torpe. El primero me traía suspirando por todas las esquinas con su manera tan certera de tratarme; con sus detalles. El segundo producía en mí una mezcla extraña de ternura, risa y vergüenza; todo lo que hacía para llamar mi atención terminaba en un completo desastre. Así que me enamoré de Josh. Me convertí en su amada, después solo era su novia, más adelante en su sonsa y finalmente en su ex. Me dejó allí tirada, con las migajas de un amor demasiado efímero para advertir el momento exacto en que todo acabó. Me dejó destrozada, con los restos de lo que nunca fue, esparcidos en el patio trasero de mi casa.

Y allí seguía Felipe, tan inexperto y torpe como siempre. Tan arriesgado como no lo conocía. Voló la cerca y se dispuso a juntar las migajas. Tuvo la fé suficiente para creer que en ellas seguía habiendo vida y la dedicación para hacerlas vibrar nuevamente.

“Tuvo la dedicación para hacerme vibrar de nuevo.”

No me importaba demasiado lo que hiciera con ellas, pero me preocupaba que fuese tan simple entrar en mi casa.

Me sorprendí cuando quiso regresarme lo robado. Según dijo, su misión era solo repararlo, no tenía intenciones de quedarse con lo de nadie. Pero me pareció injusto conservarlo luego de su arduo trabajo, así que lo busqué por mar y tierra para regresárselo.

Un sueño hecho realidad.

Un día el deseo que siempre pides para tu cumpleaños será real.

Un día la bendición que tanto anhelas se encarnará, te mirará, compartirá tu vida e incluso en ocasiones te hará enojar.

Un día se te va a olvidar la razón por la que la querías tanto, y te empezarás a quejar. Ese día sustituirás un anhelo tras otro, creyendo que el nuevo si te va a completar.

Un día, después de muchas velitas apagadas entenderás que nada te puede hacer feliz si tú no te lo permites. Ese día entenderás que no es lo que tienes, sino lo que agradeces lo que tiene el verdadero poder de hacerte dichoso.

Un día te hará falta recordar que estás frente a la bendición que tanto pediste, para que de corazón puedas ser agradecido. Para que de corazón lo puedas seguir queriendo con el lado negativo que hoy le ves.

Un día te darás cuenta de que lo que estás viviendo es Un Sueño hecho Realidad. Y ese día por favor prométeme que te lo vas a disfrutar.

Me costó darme cuenta.

Me costó darme cuenta que todos somos diferentes, que no tenemos las mismas cosas por aprender ni venimos con los mismos defectos de fábrica.

Me costó darme cuenta que para algunos un momento es una eternidad y para otros solo dos segundos.

Me costó darme cuenta que no es injusto que algunos derrochen su dinero en lujos mientras otros mendigan el pan; porque por loco que parezca todos tenemos que aprender del lugar y situación exacta en la que nos encontramos. Me costó entender que mis circunstancias no dependen de mis fuerzas, ni tienen nada que ver con mi belleza o mi valía como persona.

Seguir leyendo

El barco.

Por azares de la vida, una pizca de karma y una suerte que no sabemos catalogar de buena o de mala, nos encontramos en aquella isla desierta. Yo era feliz disfrutando en la profundidad de la selva, tú luchabas con todas tus fuerzas para poder sobrevivir.

Nos conocimos en una tarde de verano. Te llenabas de sol, de arena, de agua salada, de playa; cuando me descubriste observándote con una sonrisa en el rostro. Después de meses sin contacto humano es alentador encontrar a alguien de tu misma especie.

Tú eres el complemento perfecto que le faltaba a mi salvaje aventura. Desde aquel día, esa sonrisa tonta se nos ha tatuado en el rostro, y no hacemos más que observarnos, conversar, soñar… con que algún día regresaremos a nuestro hogar. Así fue como nos involucramos en un proyecto, que se convirtió en nuestro pasatiempo predilecto, más tarde en nuestro bebé y finalmente en nuestra tabla de salvación. Estábamos construyendo un barco, bueno… un intento de barco que prometía llevarnos de nuevo a casa. Lo reventamos de alimento vital, de hojas con aspiraciones de sábanas, de ilusiones, de besos, caricias y del efímero pero siempre sano para siempre. Nos juramos que nunca abandonaríamos nuestro bebé aunque se inundara, y así fue como empezó nuestro naufragio.

Partimos sin tener claro lo que implicaba un viaje de ese calibre. Nos fuimos enamorados. Era el perfecto dos, sin decimales ni fracciones. Llegamos a medias, con un número que simulaba ser entero, pero que en realidad era una fracción. Un decimal que intentaba ser uno, que tenía un poco del otro uno, que no conocía su composición pero que definitivamente no era un dos.

Nos fuimos entre risas, cuidándonos como un par de hermanos; sin embargo terminamos destruyéndolo todo. Luchamos con todas nuestras fuerzas para llegar a la meta, pero ella no sobrevivió a las eternas tormentas de nieve con su diminuto taparrabos; casi muero a su lado, pero lo logré. Llegué a la meta por el dos, o quizás por el uno, tal vez solo por la fracción, eso nunca lo sabré, pero llegué. Con el barco destrozado, el que ya no era más que un tronco, el que quizás siempre fue solo un tronco. Al final llegué… intacto pero solo.

© 2018 Wordpicxy

Tema por Anders NorénSubir ↑