CategoryHistorias

5. Portada

Él nunca lo supo, la novia menos. Se había enamorado sola. En las sesiones de fotos lloraba, en la edición, entrega, en el acto. Calmaba a todos con la idea de que el arte se le entraba por las venas, llegaba a su corazón y desembocaba en sus lágrimas. Nadie la cuestionó, después de todo los artistas son todos locos.

Amor a primera vista.

2. Portada-Redes

Se vieron por primera vez en aquel lugar. Él se sintió fuertemente atraído hacia ella, así que la siguió, y justo cuando iba a sonar esa melodía que jamás desaparecería de sus mentes la tomó de la mano y la atrajo hacia sí antes de que ella pudiese impedírselo. Sus ojos se conectaron al instante. Ella sintió chispas por doquier; él una felicidad indescriptible.

El baile duró una eternidad, porque el tiempo se detuvo en aquella complicidad de miradas. Pero tan pronto como sonó la última nota musical, ella se desvaneció entre la multitud, cual rocío en un día de verano. Él la buscó por doquier pero no la encontró. Ella no estaba dispuesta a jugar a los enamorados, a volver a perder. Él nunca olvidó aquel baile. Ella tampoco. Ambos se preguntan que hubiese sucedido si no se hubiese marchado. Si no me hubiese marchado.

Amor Propio

29. Amor Propio-01

No temas en decir que ya no me amas, estoy acostumbrada –dice, y luego lleva su cuerpo a tomar una ducha.

El sol ha desaparecido y la noche misteriosa se pasea por toda la ciudad. Decide ponerse un vestido estampado con unas ballerinas azul pálido. Entonces se va, sin mirar atrás… sola. Con el pelo aún húmedo, y el interior lloviznado de agua salada.

Es diciembre y se siente la brisita fría, y a pesar de eso decide hacer una parada en su lugar favorito: la heladería. Sigue su camino acompañada de una barquilla de pistacho y macadamia, admirando las luces y la decoración navideña que los ciudadanos de aquél pequeño pueblo se han esforzado en colocar. Se sienta en un banco justo en frente del puerto y disfruta de su postre. Las luces juguetean al compás de las olas invitando a los barcos a bailar, y la brisa se encarga de hacer descender su temperatura corporal, ayudada por el mantecado, el pelo húmedo, el vestido volátil y su recién rompimiento. Entonces se le eriza la piel, y toda ella tiembla, pero lo disfruta. Aunque todos ellos hayan decidido marcharse, sin conocer el encanto que tiene su esencia.

Continue reading

Aléjate de mí amor.

26. Imagen-01

Ya siento que te quiero, y siento también que estoy a punto de cometer un grave error, porque tan pronto como termines de leer esta carta te habré perdido para siempre. Pasaré a ser poco menos que una desconocida; te olvidarás de mi nombre y nunca más volveré a saber de ti. Será otra quien disfrute de tu dulce compañía, de tus chistes, besos y largas conversaciones pre-sueño.

Soy una desdichada, que a pesar de presentir desde un principio que tú no eras para mí, o que yo no era para ti -aunque al final da igual-, no se pudo resistir a tu gran interés en mí. Que no supo decirte desde un principio que NO, que no perdieras tu tiempo conmigo, que yo NO quería nada serio contigo, que en verdad no te quería a ti, que lo que quería era recibir ese amor que tú me dabas, el que nunca recibí y siempre quise. Pero ahora sacaré el valor que me faltó al principio, no sé dónde está, pero busco en lo profundo de mi ser y lo encuentro.

Continue reading

Mi Inmortal

23. Mi Inmortal Portada-01

Nunca olvido esos días de secretos, escondites y lágrimas; cuando éramos solo tú, yo y nuestra nostalgia. Cuando nos cuidábamos el  uno al otro como los hermanos más queridos; cuando el mundo era un lugar cruel, pero juntos encontrábamos alivio.

De niños nuestra única preocupación era divertirnos, pero cuando crecimos nuestras preocupaciones crecieron con nosotros. Ahora también se trataba de nuestros cuerpos, de nuestros padres, de los compañeros de curso, de los maestros y de todas esas crisis por las cuáles atraviesan la mayoría de los adolescentes. Por suerte nos teníamos el uno al otro. Siempre fue así, desde el día en el que nos prometimos que estaríamos siempre juntos. Yo cumplí mi parte, tú cambiaste de opinión, y me encuentro encerrada entre recuerdos, mojada de lágrimas y embriagada con los besos que deseo volver a sentir… tus besos.

Continue reading

Cuando sientes que no tienes salida.

Mujer quitándose careta

Tenía que vivir la experiencia, saber qué se siente estar en el infierno para luego valorar el paraíso; tenía que dorarme un poco la piel, para no pensar que el infierno es mejor que el cielo.

Tomé la decisión así… sin darle demasiadas vueltas, sin deternerme a pensar realmente en las ventajas y desventajas, o sobre el impacto de aquella inocente decisión. Decidí a la ligera, como si se tratase de un par de zapatos que comprar, como si no fuera importante, como si no fuese una parte de mi; cada decisión, persona o lugar lo es. Pero ésto era lo más seguro, pero tenía miedo de vivir sola, pero quería esquivar la soledad, pero debía aprovechar las ventajas financieras y sociales, pero… pero… pero… No me di cuenta que el precio era mi tranquilidad.

Continue reading

photo-1455504490126-80ed4d83b3b9

Intentaba seducirme desesperadamente, ignoraba mis desplantes y negativas, se rehusó a aceptar que yo estaba casado y que amaba a mi esposa. Para ella nunca se era lo suficientemente claro.

En uno de mis descuidos, me miró con determinación y luego se desnudó lenta y completamente; el que no había entendido el mensaje era yo.

Mi perfecto día de San Valentín

14. Imagen-01

Mi novio Carlos me invitó a su casa. No me dijo que hubiese organizado nada en especial, pero bueno, yo disfruto solo con estar con él. Me puse un vestido casual, rosa, sencillo pero bonito y me fui conduciendo hasta allá. Su madre me abrió la puerta y me recibió con una hermosa sonrisa -tan simpática mi suegra.-

Él estaba frente a la tv como me lo imaginaba. Me senté a su lado y no me prestó mucha atención, estaba viendo su juego de fútbol como de costumbre. Yo solo le di un beso en la mejilla y me acomodé en su costado resignada  a mi destino. Se acabó el partido y me invitó a dar un paseo por su jardín, bello jardín. Llegamos a una especie de sala ubicada en su patio, y yo me sorprendí al darme cuenta de que estaba decorada con globos, velas, flores y peluches. Había una música de fondo que amenizaba el lugar, y una brisita fría que contribuía con el tan romántico ambiente.

Continue reading

Una Historia de Amor con mi Profesor.

11. Imagen-01

Ella lo mira a los ojos y le pide que le enseñe, él empieza por enseñarle pero termina abandonando el encargo ante el deleite de sus besos. Enlazan sus lenguas, ella muerde sus labios pícaramente una y otra vez, él hace lo mismo con los de ella pero de una manera más suave. La pasión los envuelve cada vez más, encendiéndose como fuego que los consume.

Se envolvieron en ese tipo de relación, donde quizás por la edad, ella lo veía como su profesor y él como a su protegida. Un día, de tanto jugar a los besos y a las caricias apasionadas, cruzaron esa puerta que los llevó hasta el infinito. Luego de conocer ese inframundo no pudieron dejar de viajar hasta él cada vez que se les presentaba la oportunidad. Eran muy intensos, ella porque era una recién llegada y él porque amaba como ella lo hacía sentir. En medio de sus dos roles, el de orientador y el de amante, casi siempre se encontraba del lado del amante, enseñándole sobre lo que le gustaba y ella se mostraba dispuesta a aprender.

Continue reading

¿Para qué Te Amo?

¿Para qué?-01

¿Para qué despertarme en las mañanas si tú no estás para recibirme con una sonrisa? ¿Ni con un beso en la frente? ¿Y si tu pecho ya no es mi almohada?

¿Para qué pintar mis uñas y perfumar mis manos si tú ya no las besarás? ¿Si ya no sentirán el roce de tus manos varoniles?

¿Para qué pintarme los ojos, si ya jamás te perderás en ellos, intentando descubrir la clave para llegar mi alma?

¿Para qué perfumarme si ya no te acercarás para percibir mi olor?

¿Para qué arreglarme el pelo, si tú ya no jugarás con él?

¿Para qué pintar mis labios, si no volverán a estar entre los tuyos?

¿Para qué reír, si mi risa ya no puede enamorarte?

¿Para qué extrañarte si ya jamás te volveré a tener?

¿Para qué te amo si tú ahora le perteneces a otra mujer?

© 2017 Wordpicxy

Theme by Anders NorenUp ↑