Página 2 de 8

Amor sin salida

Corro en medio de las plantaciones intentando escapar de él y su revólver. Lo sostiene con sendas manos recreando la escena de siempre, la que termina cuando cedo, lo perdono y regreso. Se me acerca lentamente; su voz me acaricia con ese apodo que antes me hacía suspirar. Mi corazón se acelera porque ya he estado aquí antes y es aterradora la incertidumbre de no saber si esta vez se atreverá; el problema con los perros que ladran y no muerden es que siguen teniendo dientes.

Seguir leyendo

Sólo hace falta una chispa para incendiar al mundo entero

A los seres humanos nos gusta ponerle cara a todo; desde el representante de servicio al cliente que nos asiste al otro lado del teléfono, hasta al amigo de un amigo que tantas veces hemos escuchado mencionar; es como si nuestra mente diera error cuando no lo hacemos y para nuestra sorpresa NUNCA la cara que nos imaginamos es la misma que algún día conocemos.

No sé cómo me imaginabas, pero estoy segura de que no fue así (emoji con dedito señalando hacia arriba). Soy la cara detrás de este blog, la chica con complejo de poeta y quien a veces desaparece por meses pero siempre vuelves a tener noticias suyas.

Seguir leyendo

De la noche me gusta que siempre me entiende.

Lo Conocí en un Bar. Capítulo 19. 180 Grados.

Una taza de café negro me ayuda a enfrentarme con los tapones matutinos, es como si la ciudad se empeñara en levantarnos a todos de un solo golpe.

Una pequeña oficina decorada al estilo Mid Century Modern, me da la oportunidad de poner en práctica mis recientes conocimientos universitarios. Cada personaje de este lugar es dueño de una personalidad marcadamente diferente, lo cual hace que mi primera experiencia laboral sea todo menos aburrida. Me acomodo en mi asiento y termino rápidamente todos mis pendientes, así que el resto del tiempo me la paso vagando de escritorio en escritorio, husmeando en los pendientes de mis compañeros e intentando aprender algo de ellos.

Me uno nuevamente al trajín del tráfico, pero esta vez no conduzco a la universidad; el bar de anoche me dejó demasiado prendada como para querer hacer otra cosa que no sea regresar allí y descubrir a ciencia cierta de qué se trata ese sitio.

Seguir leyendo

Todo lo que no se riega se seca, y lo que no se alimenta se muere; excepto mi deseo de encontrarte. Ese es inmortal.

No entendía exactamente lo que le pasaba, pero lo solucionó sin decir una palabra.

No esperaba que notara que le pasaba algo, pero se sorprendió al recibir la respuesta que necesitaba. La misma que había buscado durante siglos, porque no tenía idea de dónde encontrarla.

Habrá otro que se derrita con tus besos.

El hombre equivocado

Me encontraba en medio de los dos: de Josh y de Felipe. Josh era tan romántico y Felipe tan torpe. El primero me traía suspirando por todas las esquinas con su manera tan certera de tratarme; con sus detalles. El segundo producía en mí una mezcla extraña de ternura, risa y vergüenza; todo lo que hacía para llamar mi atención terminaba en un completo desastre. Así que me enamoré de Josh. Me convertí en su amada, después solo era su novia, más adelante en su sonsa y finalmente en su ex. Me dejó allí tirada, con las migajas de un amor demasiado efímero para advertir el momento exacto en que todo acabó. Me dejó destrozada, con los restos de lo que nunca fue, esparcidos en el patio trasero de mi casa.

Y allí seguía Felipe, tan inexperto y torpe como siempre. Tan arriesgado como no lo conocía. Voló la cerca y se dispuso a juntar las migajas. Tuvo la fé suficiente para creer que en ellas seguía habiendo vida y la dedicación para hacerlas vibrar nuevamente.

“Tuvo la dedicación para hacerme vibrar de nuevo.”

No me importaba demasiado lo que hiciera con ellas, pero me preocupaba que fuese tan simple entrar en mi casa.

Me sorprendí cuando quiso regresarme lo robado. Según dijo, su misión era solo repararlo, no tenía intenciones de quedarse con lo de nadie. Pero me pareció injusto conservarlo luego de su arduo trabajo, así que lo busqué por mar y tierra para regresárselo.

El amor huye de mí como el diablo a la luz.

© 2018 Wordpicxy

Tema por Anders NorénSubir ↑