Página 2 de 9

A juzgar por mis deseos es probable que por los siglos de los castillos, fortalezas, guerras y espadas; de príncipes, bestias y otras fieras, yo haya sido una princesa amada. Quizás por algún príncipe, guerrero, cocinero, sirviente, guardaespaldas o forastero, pero de algún. O quizás siempre fui la misma soñadora que ahora soy.

Si existes… te encontraré.

Un no positivo.

Te dije que no mientras mi corazón gritaba emocionado: “Claro que quiero”. Me esforcé en apagar la llama que ardía dentro de mi pecho cada vez que tu aroma saludaba tiernamente mi olfato. Te dije que no, mientras trataba de devolverle el tono original a mis mejillas, ese que tenían antes de que aparecieras frente a mí. Salí ilesa de entre tus brazos, logré apartarme de ese lugar que quería convertir en mi hogar; no tienes idea de cómo sueño con que lo sea.

Seguir leyendo

You are my therapy.

Ponle limón a tu herida

Si te hieren, ponle limón a tu herida. Te va a dolor por unos pequeños segundos pero evitará que se aniden gusanos.

Si te hieren vuelve a exponerte al peligro, vuelve a amar, vuelve a confiar en la gente (pero no con los ojos cerrados sino con ellos bien abiertos para que los ames con todo lo que son: luces y sombras).

Seguir leyendo

Me enamoró con puras letras.

Amor sin salida

Corro en medio de las plantaciones intentando escapar de él y su revólver. Lo sostiene con sendas manos recreando la escena de siempre, la que termina cuando cedo, lo perdono y regreso. Se me acerca lentamente; su voz me acaricia con ese apodo que antes me hacía suspirar. Mi corazón se acelera porque ya he estado aquí antes y es aterradora la incertidumbre de no saber si esta vez se atreverá; el problema con los perros que ladran y no muerden es que siguen teniendo dientes.

Seguir leyendo

Sólo hace falta una chispa para incendiar al mundo entero

A los seres humanos nos gusta ponerle cara a todo; desde el representante de servicio al cliente que nos asiste al otro lado del teléfono, hasta al amigo de un amigo que tantas veces hemos escuchado mencionar; es como si nuestra mente diera error cuando no lo hacemos y para nuestra sorpresa NUNCA la cara que nos imaginamos es la misma que algún día conocemos.

No sé cómo me imaginabas, pero estoy segura de que no fue así (emoji con dedito señalando hacia arriba). Soy la cara detrás de este blog, la chica con complejo de poeta y quien a veces desaparece por meses pero siempre vuelves a tener noticias suyas.

Seguir leyendo

De la noche me gusta que siempre me entiende.

© 2019 Wordpicxy

Tema por Anders NorénSubir ↑