Lo malo del agarre es que si un día se va, si te deja de llamar, si te deja de buscar, no tienes derecho a reclamar.