Me hubiese quedado hasta que me convirtieras en polvo, pero preferí marcharme con los pedazos rotos.