Típico, cuando más responsabilidades tienes se te entra una depresión que no deja que te concentres.