Yo no quiero ser la
culpable de tu desilución,
ni de tus desvelos,
ni de tus lágrimas.

Quiero ser la culpable
de la marca de labial
en tu pecho,
de esa sonrisa tonta
y de robar cada uno
de tus pensamientos.