Llega un punto en el que ya no sé si es fe, terquedad o masoquismo.