Sólo hace falta una chispa para incendiar al mundo entero