El chico de camino a mi trabajo es alto, flaco y de ojos claros. Y cuando se atraviesa por mi paso su química se entrelaza con la mía.

El chico de camino a mi trabajo es… alguien en quien no me hubiese fijado, de no ser por esos ojos tiernos que parecen adherirse a mi piel o por esa química que subyace del aire que nos rodea cuando coincidimos.

Al chico de camino a mi trabajo no le soy indiferente, lo sé; porque nuestros ojos se han encontrado jugando a las escondidas más de una vez. Porque sus movimientos son iguales que los míos; intentando ser discretos, pero siempre los descubren infraganti.

Seguir leyendo