TagNovela 180Grados

Un Día de Shopping con mi Padre. Capítulo 3. 180 Grados.

adolescente

Estos días han sido tan extraños, todavía una parte de mi siente que está de vacaciones y que en cualquier momento regresaré a casa con ella; necesito despertarme de este sueño, que cada día se hace más real. Y aquella pregunta rebota en mis pensamientos como una bola de ping pong, anda rodando de aquí para allá, la analizo una y otra vez, pero no encuentro una respuesta aceptable, ni siquiera lógica.

Duermo en las mañana, y las tardes son muy aburridas; extraño a José, mi buen amigo José, el único que me entiende, tal vez él podría ayudarme a encontrarle una respuesta coherente a esa pregunta que no para de taladrarme el alma, o al menos me acompañaría a darle vueltas al asunto. Me fui sin despedirme, no me dejaron despedirme de nada, ni siquiera de mi misma, ni siquiera de aquella adolescente aplicada, cuya mayor preocupación era pasar sus exámenes de fin de semestre. No me pude despedir de mí, y me encuentro aquí, intentando familiarizarme con la adolescente nueva, la que tiene papá, pero no tiene mamá; la que vive en una mansión pero no tiene amigos con quienes platicar, la que llora por las noches y se seca las lágrimas cada mañana, para que su nuevo padre no se preocupe demasiado. Esa soy yo, o al menos lo intento, pero en realidad lo que soy es una combinación de ambas es ahí donde radica mi dilema, me encuentro tratando de formar una identidad homogénea y desisto en el intento, desconcentrada por esa pregunta que sigue haciendo eco en mi interior.

Continue reading

La Vida me Cambió en un Día. 180 Grados. (Capítulo 1)

Camino, absorta en mis pensamientos, pensando una y otra vez en las ecuaciones matemáticas que acabo de plasmar inseguramente en el examen fin de curso. Me obsesiona el hecho de que por más que estudio, nunca me siento completamente segura de haber hecho un buen trabajo.

Al llegar, me siento despreocupada en el primer mueble que encuentro, aún absorta en dicho examen, en dichas respuestas. A lo lejos, percibo el cuerpo de mi madre moverse de un lado a otro, entra y sale de la sala en repetidas ocasiones.

— ¡Gabriela! ¡Gabriela! — grita, sacándome de mi ensoñación.

— ¿Qué ocurre? — respondo sobresaltada.

— Anda, vamos a comer, no tenemos mucho tiempo.

— ¿No tenemos mucho tiempo para hacer qué? — cuestiono, realmente intrigada.

—Para llegar a Santo Domingo antes del atardecer.

Continue reading

© 2017 Wordpicxy

Theme by Anders NorenUp ↑