26. Imagen-01

Ya siento que te quiero, y siento también que estoy a punto de cometer un grave error, porque tan pronto como termines de leer esta carta te habré perdido para siempre. Pasaré a ser poco menos que una desconocida; te olvidarás de mi nombre y nunca más volveré a saber de ti. Será otra quien disfrute de tu dulce compañía, de tus chistes, besos y largas conversaciones pre-sueño.

Soy una desdichada, que a pesar de presentir desde un principio que tú no eras para mí, o que yo no era para ti -aunque al final da igual-, no se pudo resistir a tu gran interés en mí. Que no supo decirte desde un principio que NO, que no perdieras tu tiempo conmigo, que yo NO quería nada serio contigo, que en verdad no te quería a ti, que lo que quería era recibir ese amor que tú me dabas, el que nunca recibí y siempre quise. Pero ahora sacaré el valor que me faltó al principio, no sé dónde está, pero busco en lo profundo de mi ser y lo encuentro.

Seguir leyendo